COLUMNA DE OPINIÓN

EL KIRCHNERISMO Y LA NECESIDAD DE FUEROS

Terminó la elección legislativa 2017. Finalmente Esteban Bullrich se impuso a Cristina Kirchner, pero ambos -junto a Gladys González- tendrán su lugar en la Cámara Alta a partir de diciembre de este año. En este contexto es imperioso analizar y pensar la necesidad de la ex presidente de exponerse a un comicio que en ningún momento la ubico como posible ganadora (ni el más optimista relacionaba una victoria K tras la imposición, por 20 mil votos, de la elección de agosto).

Y en este sentido, la única razón viable para representar a su figura en el Senado tiene que ver con la necesidad de obtener, nuevamente, sus fueros. Sabida es su compleja situación judicial y conocido el avance de la Justicia con los nombres propios relacionados con el proceso político anterior: desde Julio López y sus bolsos, pasando por Lázaro Baez y sus construcciones y llegando hasta el mismo Rey de la Salada, en este contexto son muchos los podrían ubicar a la ex mandataria con un comprometedor futuro.

En igual sentido, Maximiliano Rusconi, abogado del diputado Julio De Vido ha sabido anticipar los sucesos que se vendrán. “Si Julio (De Vido) es culpable, Cristina (Kirchner) también”, expresó el defensor en la estrategia para despegar a su defendido y ligar el futuro a la líder de Unidad Ciudadana. Ahora bien, ¿es posible pensar el futuro de un espacio político como el kirchnerismo sin el goce de sus fueros? ¿Se podrá imaginar algún nombre propio que no tenga complicaciones judiciales?¿está la Justicia realizando su trabajo como corresponde? ¿o estamos frente a una “persecución política”? Estos son algunos de los interrogantes que se plantean en términos generales y que parece prudente analizar.

En primera instancia, es alarmante lo que se sigue conociendo y reafirmando de todos los funcionarios K. En segundo lugar, es claro y evidente que si cae el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, conoceremos lo más salvaje y brutal que ha dejado ese gobierno y seguramente reafirmaremos la instancia judicial de Cristina, que muchos intuimos. Es en De Vido, donde podemos conocer el mayor desenlace de interrogantes hacia el futuro. Es que en ese nombre propio es donde se pone el mayor énfasis desde las últimas semanas electorales y desde donde se perfila la mira desde estos días post electorales. Con el pedido de desafuero trabajándose en el Congreso y con la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados buscando dar dictamen a los pedidos de los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio como estandarte de esto mismo, el ex ministro K presentó la renuncia a la presidencia de la comisión de Energía de la Cámara Baja y solicitó un pedido de licencia a su cargo, en una clara maniobra que busca correr el foco de atención.

Lo cierto es que en esta oportunidad -contrariamente al alejamiento del cargo por “inhabilidad moral” presentado antes en el Congreso- las voces más duras de Cambiemos y de toda la oposición al gobierno anterior expresaron que ya están dadas las condiciones para desafuerarlo y que tras eso su detención es inminente. Si bien, esta idea parece lejana, la celeridad con la que se mueven en la Cámara hace prestar una mayor atención.

En definitiva solo resta esperar. Será una semana compleja para el ex ministro y seguramente también sean días de mucha intensidad para todos aquellos que no hicieron las cosas como debían en su paso por la gestión nacional. Lo único que queda claro, es que sea el nombre que sea y presente el cargo que presente, el kirchnerismo parece que no sobrevive sin fueros. Y en busca de ellos se lanzaron porque como dijo su conductora “acá no se termina nada, acá comienza todo”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *