COLUMNA DE OPINIÓN

LA NECESIDAD DE UN CAMBIO EN LA JUSTICIA

Según una encuesta de Management & Fit se dio a conocer que “la Justicia” y el “Poder Judicial” tienen la peor confianza en la sociedad, con solo el 17.5 y 24.1% con mucha o algo de confianza, respectivamente. Estos números, nos ponen en la obligación de reflexionar sobre qué le pasa a estas instituciones y qué hacemos cada uno de los componentes de la sociedad para intenta volver a ubicarla en un lugar de valoración y respeto.

Asimismo, la misma encuesta arroja que casi el 50 % de la sociedad no le tiene nada de confianza a la Justicia y en este disparador el principal eje de trabajo para nuestro futuro. Así como se habla de los cambios en la política –y sus dirigentes- es importante empezar a hablar de la posibilidad de cambio real y concreto que tenemos que tener los abogados, fiscales y jueces que hacen que hoy estemos en un lugar “mal considerado” por nuestra sociedad.

Y esto se ve a diario. Por citar un solo ejemplo, en la tan discutida materia laboral en el último tiempo, cuando un Tribunal en la Provincia de Buenos Aires dicta una sentencia con un claro error sobre la prueba obrante en el expediente no puede corregir su fallo por una cuestión de forma, si modifica con ello lo sustancial. He ahí uno de los cambios que se necesitan: ajornar los códigos procesales.

Siguiendo con el ejemplo enunciado, actualmente la ley 11.653 de procedimiento laboral no prevé otra solución más que el recurso a la Corte Suprema Provincial, que tiene una demora de 6 años para resolver estas cuestiones. Pensemos cómo cambiaría todo si dicha ley establecería, por ejemplo, un plazo de 72 horas para modificar un fallo frente a un grosero error del magistrado.

Reflexionemos, continuando con esta línea, sobre cómo no va a descreer el ciudadano en la Justicia si por el error de un juez o Tribunal tiene que esperar años para encontrar solución a su problema.

Por sobre el ejemplo, es fundamental para revertir esta magra imagen de la Justicia escuchar a los abogados que forman parte de los procesos, atender la posibilidad de evaluar y auditar el trabajo de los jueces y miembros de la tarea de impartir justicia, además de lograr una transparencia conceptual y estadística que hoy no está presente para la mejor labor de todos los profesionales, además de incorporar la posibilidad de que los jueces se hagan cargo de sus errores con su patrimonio personal como lo hacemos todos nosotros. De esa manera empezaremos a tener un verdadero cambio en la Justicia.

Lucas Prieto Schorr es abogado. Director www.elmonitordelajusticia,com

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *