NOTICIAS JURÍDICAS

Extracciones legales y legítimas

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó una sentencia por abuso sexual donde la defensa del imputado interpuso un recurso de apelación contra la extracción compulsiva de muestras biológicas a efectos de realizar un examen comparativo de ADN y grupo sanguíneo.

En los autos “M., G. R. s/abuso sexual-medida de prueba”, la defensa de un hombre imputado por abuso sexual interpuso un recurso de apelación contra la orden de extracción de muestras biológicas del nombrado para realizar un examen comparativo de ADN y de grupo sanguíneo ante la posible presencia de semen en las muestras de los hisopados anal y vaginal de la víctima y en la remera aportada por ella.

El abogado expresó que, ante la negativa de su defendido de someterse al procedimiento de extracción, la medida conlleva la afectación de sus derechos fundamentales. Agregó que la medida ordenada implica forzar al encausado a aportar prueba al proceso pese a su derecho a guardar silencio y a que existen otras formas no compulsivas de obtener muestras.

Los miembros del Tribunal no aceptaron los agravios de la defensa y sostuvieron que no existe una violación de las garantías constitucionales del imputado en la realización de un estudio como el ordenado por el juez de la instancia anterior sino que constituye una medida razonable y proporcional a la gravedad del hecho atribuido.
Los jueces resaltaron que es sabido que este tipo de procedimientos, en el ámbito forense, se realizan con arreglo a las técnicas corrientes en la medicina, sin resultar humillantes ni degradantes, y no implican riesgos para la salud del acusado.

Por todo lo expuesto, los magistrados concluyeron en que la orden de extraer muestras biológicas guarda vinculación con el objeto procesal del sumario, en tanto resulta pertinente para constatar extremos de importancia para la investigación, en función del episodio pesquisado.

Los camaristas resolvieron rechazar el recurso de apelación interpuesto y confirmar la sentencia de grado.

Fuente: Diario Judicial

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *