NOTICIAS JURÍDICAS

LO QUE SE VIENE

El presidente Mauricio Macri presentó en público sus propuestas para “consensuar políticas públicas”, donde no faltó el apartado relacionado con la Justicia. En su discurso, el jefe de Estado reclamó por modificaciones en el horario de atención de los juzgados y en la duración de la feria judicial.

Este lunes, en el Centro Cultural Kirchner y ante un auditorio colmado de ministros, funcionarios, gobernadores y miembros de la Corte Suprema, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, lanzó sus propuestas de consenso de “políticas públicas” Que serán eje de su gestión en los próximos años.

En un discurso de 45 minutos, sin mencionar propuestas concretas, pero sí remarcando algunas “fallas” en el funcionamiento de determinadas instituciones, el discurso presidencial tuvo al servicio de administración de Justicia como uno de los temas centrales.

El fuero del Trabajo volvió a ser blanco de críticas por parte del presidente. Al plantear la necesidad de generar empleo desde el sector privado, el jefe de Estado adelantó que se van a “seguir combatiendo los excesos en la litigiosidad laboral que se convirtió en negocio de unos pocos vivos”. A su vez, Macri se lamentó de que hasta ahora sólo hayan adherido dos distritos a la nueva Ley de ART -Ciudad de Buenos Aires y Córdoba- y solo haya dos proyectos con media sanción.

Al pronunciarse sobre la “República y calidad institucional”, el Jefe de Estado adelantó los lineamientos de lo que pretende que sea la administración de Justicia en los próximos años. “Los argentinos ya han decidido que quieren vivir en una democracia republicana con instituciones respetadas que también los respeten a ellos”, precisó

En esa senda, Macri recalcó que “hay que ser respetuosos del Poder Judicial” y “cumplir con sus sentencias”.  Tras hablar del objetivo de modernizar al Estado, el presidente retomó la senda “judicial” al pronunciarse sobre los casos de corrupción: “así como decía antes, queremos un país donde la inflación sea intolerable, y también queremos un país donde la corrupción sea intolerable”, sostuvo, atenta la atenta mirada de Lorenzetti, quien en sus últimos discursos de apertura del año judicial hizo foco en la lucha contra la corrupción.

En materia de corrupción, el Presidente se refirió a distintos proyectos impulsados por su gobierno que se convirtieron en ley, como la ley del arrepentido para casos de corrupción, los decretos regulatorios sobre “conflictos de interés” o los mejoramientos en los procesos de compras y contrataciones públicas, o la digitalización de todos los expedientes públicos de la administración central.

“Existen en el Congreso proyectos destinados a la lucha contra la corrupción, que hoy cuentan con media sanción, como el caso de la Ley de Responsabilidad Penal Empresaria, la Extinción de Dominio, la Ley de Reforma Política”

“La Justicia es otro de los Poderes del Estado que inició un proceso de reconstrucción de confianza que parece haber perdido para muchos, debemos seguir trabajando para asegurar que cada día la Justicia siga mejorando en su respuesta a la demanda de una sociedad que no admite la impunidad, ni la arbitrariedad, ni demoras injustificables”.

“Nada más solidario y equitativo que una Justicia que trata a todos los ciudadanos por igual, sin mirar la situación relativa de Poder”, sintetizó Macri, para quien el “sistema político” por momentos pareció “estar más enfocado en beneficiar a los políticos y no a quienes tienen que representar”. Ese fue el puntapié para las “estafas” que denunció el presidente, como los 1700 empleados de la Biblioteca del Congreso. “Es escandaloso”, se quejó.

En simultáneo con la renuncia de la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, Macri detalló que desde 2012 hasta 2016 – es decir, durante la gestión de aquella- ingresaron al Ministerio Público Fiscal 1100 personas. “La mayor parte fue para cargos de alta jerarquía, no quieran saber los sueldos”, apuntó.

Macri también criticó este aspecto en relación con el Consejo de la Magistratura de la Nación, donde “hay una desproporción similar”.  Según el Presidente, el número de “consejeros” (sic) creció casi un 140% en diez años, y también hay casos de “empleados de ordenanza” cuya función es “servir café o llevar expedientes”, que “tienen sueldos superiores a $100.000” y que “gozan, al igual que todos los empleados del Poder Judicial, de un régimen de licencias muy generoso, que llega a permitirles tomarse dos años de licencia con goce de sueldo”.

A partir de ese momento, Macri se centró en el funcionamiento del servicio de Justicia, con foco en el horario tribunalicio y la feria judicial. “No puede ser que el horario de atención de los Juzgados y la Justicia en general sea hasta las 13:30 horas, o que por 45 días esté suspendido el servicio de Justicia”, criticó el presidente.

En este aspecto, Macri abogó para que la Justicia “dé el ejemplo” que elimine “alguna de estas licencias” o se replantee “estas interrupciones que no hacen más que demorar causas que tardan años”.

Finalizando su discurso, el Presidente también enfocó su pedido de reforma en el funcionamiento de sus procesos, centralizando sus demandas en la modernización. “Es importante que modernicen sus procesos, para dar un servicio ágil y transparente”, les reclamó a los jueces.

Macri lo sintetizó así: “el expediente electrónico no existe”. Además, mencionó que los expedientes tienen 200 hojas mínimo, que “se cosen y todavía están escritas en español antiguo”. Para el presidente este sistema “es viejo, transparente” y contribuye “a que la Justicia sea más lenta todavía”.

Fuente: Diario Judicial

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *